La Tragedia de Superga golpea al “Grande Torino”

La Tragedia de Superga golpea al "Grande Torino"

El Torino Football Club está estrechamente ligado a los momentos más gloriosos de la historia del fútbol italiano, pero también a los más trágicos. La pasión, el hambre de victoria y el espíritu de sacrificio han sido siempre los tres valores básicos para tener el honor de vestir la histórica camiseta granate, pero hace 65 años su determinación fue empujada a su límite.

La catástrofe aérea de Superga, en la que todos sus pasajeros – incluyendo 18 jugadores – perdieron la vida, despojó a Italia de uno de sus más grandes equipos, que estaba a la altura de su importancia. Entre 1943 y 1949 (la liga se suspendió en la temporada 1943/44 a causa de la guerra), el Torino ganó cinco campeonatos consecutivos y se convirtió en el primer conjunto que lograba el doblete copa-liga (en 1943). Por entonces, el cuadro granate había proporcionado nada menos que 10 jugadores a la selección italiana para un amistoso contra Hungría en 1947, un récord que será difícil de superar.

Superga y “la mariposa granate”
Ese equipo dejó de existir trágicamente por la tarde del 4 de mayo de 1949, a su regreso de Lisboa (donde el Torino había participado en el partido de despedida a José Ferreira, jugador del Benfica). El avión que los transportaba, con 31 pasajeros a bordo, se estrelló en la parte posterior de la turinesa Basílica de Superga. Todos los jugadores del primer equipo (excepto los tres que se habían quedado en Italia por diversos motivos), dos directivos, los técnicos y tres periodistas perdieron la vida por culpa de una espesa niebla y de un problema con el altímetro. Lo que se conocería como “la tragedia de Superga” marcó el fin del Grande Torino y sirvió para que el club turinés conservara para siempre un hueco especial en el corazón de los italianos. 

Cientos de miles de personas salieron a las calles para presentar sus respetos en los funerales de los 18 jugadores fallecidos. Futbolistas de la talla de Valentino Mazzola capitán y talismán del equipo, Ezio Loik, Romeo Menti, Virgilio Maroso, Guglielmo Gabetto y los hermanos Aldo y Dino Ballarin, estaban entre los que perdieron la vida en el accidente.

Sandro, el hijo de Mazzola, que tenía sólo seis años cuando murió su padre, llegó a ser un gran jugador por derecho propio, al punto que ganó dos Copas de Europa con el Inter de Milán. Contó lo mucho que era querido en la ciudad en uno de los pocos recuerdos que guarda de Valentino. “Cuando caminamos a través de Turín, no podía entender por qué la gente lo detenía todo el tiempo”, dijo Sandro. “Eso me asustó, era pequeño, y tomé su mano para protegerlo. Yo diría que la mano reconfortante es el recuerdo más fuerte que tengo de ese momento”.

Sólo tres jugadores del Torino sobrevivieron porque no viajaron a Lisboa, incluida la futura estrella del Barcelona Laszlo Kubala, quien estaba a prueba y en conversaciones con el club italiano. La mujer y el hijo del atacante acababan de llegar a Turín escapando de las consecuencias de la guerra en Hungría y Kubala decidió quedarse en casa y cuidar a su hijo enfermo, una elección que le salvó la vida.

El desastre ha dejado profundas heridas en el club, que nunca recuperó la gloria de entonces, pero también es una marca que sirve para recordar sus grandes logros, y un momento en que el color granate se puso de moda en toda Italia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


3 − one =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>